Home Corre y corre por la mañana Real Madrid por la gloria o el fracaso
Real Madrid por la gloria o el fracaso

Real Madrid por la gloria o el fracaso

0
0

REDACCIÓN NUEVO DÍA
Madrid, España

Una Orejona que lo borre todo. No hay medias tintas para el Real Madrid que se medirá este día al Liverpool en su tercera final de Champions League consecutiva. Ganar significaría la consagración de un “equipo de época”. Salvar una tortuosa temporada al cosechar tres títulos de manera consecutiva tras proclamarse campeón en 2016 y 2017.
Perder consumaría un rotundo fracaso. Aunque los hombres de Zinedine Zidane lo consideren “injusto”.
“No creo que haya que salvar nada. El campeonato (de Liga) no se nos ha dado bien, hemos quedado a muchos puntos, es una realidad, nosotros hubiésemos querido quedar más cerca pero hemos quedado a muchos puntos”, dijo Dani Carvajal.
A ojos del plantel de Zinedine Zidane, la temporada quedó salvada desde el momento en que lograron recuperar su condición de “favoritos” al título tras eliminar al PSG.
Real Madrid había conseguido su boleto a eliminatorias directas como segundo clasificado y sin poder vencer al rival más fuerte de su grupo, Tottenham, después de un empate 1-1 en el Bernabéu y una derrota por 1-3 en Londres. En Madrid se temía lo peor. Que la delantera del PSG encabezada por Neymar, Cavani y M’bappè, que sumaba 25 goles hasta el momento terminara de dinamitar la temporada.
“El punto clave en esta Champions League fue la eliminatoria con el PSG. En la liga estábamos lejos, recién habíamos caído eliminados de la Copa. Era clave. SI no la superas, el 6 de marzo estabas fuera de todo e iban a ser unos meses muy difíciles para nosotros”, admitió el defensa merengue Dani Carvajal.
Para entonces se había consumado ya lo que Zidane asume como “fracaso” propio al caer en cuartos de final de la Copa del Rey después de que el Leganés le propinase una derrota por 1-2 en el Bernabéu. En plena jornada 27, Madrid ya marchaba como tercer clasificado a 15 puntos de Barcelona y con Valencia pisándole los talones. El equipo merengue se había despedido definitivamente de la Liga con más de dos meses de competición por delante.
Y sí fueron “dos meses muy difíciles”. Real Madrid cerró la Liga con la peor puntuación de la década, 76 unidades, y a 17 puntos del campeón Barcelona, un total de 44 goles encajados y sin haber podido vencer una sola vez a los dos punteros, Barcelona y Atlético, después de una derrota y tres empates. La irregularidad de la temporada no le permitió sumar más de cuatro victorias al hilo en su mejor racha y tuvo un tortuoso cierre: solo tres victorias por tres empates y una derrota en sus últimos nueve partidos.
Pero ese pobre desempeño apenas hizo mella en la capital española. Real Madrid había conseguido algo que nadie había logrado repetir en 20 años: alcanzar la final de Champions por tercera ocasión consecutiva.
Los hombres de Zidane demandan que “se le dé el valor que realmente tiene”, según las palabras de Sergio Ramos, quien recalcó que “es muy difícil” alcanzar una final, no se diga tres.
“Para nosotros poder disputarla (la final) es mágico; si no la ganamos, ni para nosotros ni para el madridismo sería justo que se cuestionase (la temporada) de fracaso”, dijo por su parte Dani Carvajal.

La carta fuerte de la experiencia
Al menos ocho jugadores del Real Madrid serán titulares por tercera final consecutiva – Keylor Navas, Dani Carvajal, Sergio Ramos, Marcelo, Toni Kroos, Casemiro, Luka Modric y Cristiano Ronaldo. Nueve, si el técnico Zinedine Zidane decide mantener su confianza en Karim Benzema.
De ese selecto grupo, solo Cristiano Ronaldo sabe lo que significa perder una final de Champions League, luego de perder el título ante Barcelona en su última campaña con el Manchester United (2008-09) El resto se han proclamado campeones en todas las finales de Champions que han disputado.
En total, son 17 los hombres a cargo de Zidane que se proclamaron campeones en 2017 y buscan refrendar. En el Real Madrid confían en que esa experiencia sirva de contrapeso al “hambre”, frescura, y poderío en ataque del Liverpool, un equipo más joven (con una media de 26 años por los 27 del Real Madrid), y que llega como máximo goleador del torneo con 40 tantos.

Reivindicación o condena
La suerte de varios jugadores merengues podría decidirse en la final del sábado. La gloria de pertenecer “a un equipo de leyenda” o quedar señalados y con el futuro comprometido. Tal es el caso del arquero Keylor Navas.
Perpetuamente señalado por la afición, prensa local, y a veces por la directiva, necesita postularse, una vez más, como una de las piezas claves en el éxito del Real Madrid después de una temporada en que ha quedado más señalado por sus errores que por sus aciertos.
También será sometido a juicio Karim Benzema, que si bien ha dado 12 pasos a gol, colocándose como segundo máximo asistente en el equipo detrás de Lucas Vázquez (16), ha tenido una gris temporada de cara a gol con 11 dianas y ha llegado al cierre en un mal momento de juego – tanto, que la principal duda de cara al encuentro se centra en él. Si el técnico decide mantenerlo, el ‘9’ deberá devolver esa confianza haciéndose indispensable. Así sea con un pase a gol.
Benzema pelea la titularidad con Gareth Bale, quien será sometido al escrutinio más que cualquier otro. El galés, que podría estar viviendo sus últimos momentos como merengue, necesita salir de la sombra de Cristiano y volver a establecerse como el hombre decisivo de las finales con el Real Madrid. Ha marcado ya en dos, ambas en 2014 para conquistar Copa y Champions.
Hacer un buen papel cuatro años después en la que podría ser su última final le ayudaría a irse en paz y por la puerta grande. O convencerse (y convencer al técnico) de que su lugar está en un “equipo de leyenda”.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *