Home Súbete al tren Ingreso de agua causó cortocircuito en el ARA San Juan
Ingreso de agua causó cortocircuito en el ARA San Juan
0

Ingreso de agua causó cortocircuito en el ARA San Juan

0
0

Autoridades locales ofrecieron nuevos detalles sobre la última comunicación con el submarino argentino desaparecido

Argentina.- El agua ingresó por el snorkel (dispositivo de ventilación que permite renovar el oxígeno) del submarino argentino ARA San Juan, provocando un cortocircuito en su batería antes de que desapareciera el 15 de noviembre, anunció el lunes el portavoz de la marina, mientras la esperanza disminuía entre algunos familiares de los 44 miembros de la tripulación.

El ARA San Juan sólo tenía suministro de oxígeno para siete días cuando se perdió todo contacto, y un organismo internacional que opera sensores que registran explosiones pudo detectar un ruido que, según la Armada, podría haber sido la implosión del sumergible. No obstante, los barcos con equipos de rescate de países como Estados Unidos y Rusia se apresuraban a unirse a la búsqueda.

Antes de su desaparición, el submarino recibió órdenes de regresar a su base de Mar del Plata luego de que informara que el agua había ingresado a la embarcación a través de su snorkel, causando un cortocircuito en la batería, declaró en una conferencia de prensa el portavoz de la marina Enrique Balbi.

“Tuvieron que aislar la batería y continuar navegando bajo el agua hacia Mar del Plata, usando otra batería”, afirmó Balbi. Tras perder contacto con el ARA San Juan, la Organización del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares con sede en Viena, un organismo internacional que opera una red mundial de puestos de escucha diseñados para detectar explosiones atómicas secretas, detectó un ruido que la Armada reportó que podría haber sido la implosión del submarino.

La búsqueda del submarino diesel-eléctrico de 65 metros de eslora se concentra en un área a unos 430 km de la costa sur argentina. La actividad incluye barcos y aviones tripulados por 4 mil personas de 13 países, entre ellos Brasil, Chile y Gran Bretaña.

Entre los familiares de la tripulación, empezaron a aparecer fisuras el lunes entre los que se niegan a perder la esperanza y los que dicen que es hora de aceptar que sus seres queridos no volverán vivos.

Algunos familiares expresaron que se están enfocando en la falta de evidencia física de una implosión y en la posibilidad de que el submarino pudiera haberse elevado lo suficientemente cerca de la superficie del océano para reponer su suministro de oxígeno después de que se perdiera todo tipo de contacto.

Pero Itati Leguizamon señaló que creía que su esposo, el submarinista Germán Suárez, había muerto.

“No hay manera de que estén vivos”, les remarcó a los periodistas, con su voz temblorosa y sus ojos llenos de lágrimas. “No es que quiera esto. Lo amo. Lo adoro. Dejó atrás a su madre y a su hermana, pero no tiene sentido ser obstinado”.

“Las otras familias me están atacando por lo que estoy diciendo”, agregó, “pero ¿por qué no lo han encontrado todavía? ¿Por qué no nos dicen la verdad?”

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *