Home MAS Noticias con Raymundo Estrada Charles Agradece extranjero su rescate en sismo
Agradece extranjero su rescate en sismo

Agradece extranjero su rescate en sismo

0
0

El terremoto de magnitud 7.1 que sacudió a la Ciudad de México lo hizo caer al piso

Ciudad de México.- A las 13:14 horas del martes 19 de septiembre, Marc Wehmeijer, de nacionalidad suiza-holandesa, caminaba sobre la Avenida Gabriel Mancera, casi al cruce con Escocia, para recoger a sus hijas del Colegio Suizo, cuando sobre su cabeza cayeron cristales del edificio que minutos después se derrumbaría.

El terremoto de magnitud 7.1 que sacudió a la Ciudad de México lo hizo caer al piso y perder la conciencia por segundos. El instinto lo hizo ponerse en posición fetal y, con las manos entrelazadas en la nuca, quedó sepultado por los escombros de ese inmueble.

“Quedé cubierto de materiales un metro o metro y medio por encima de mí. No me podía mover ni ver nada, apenas quedó un espacio para respirar gracias a la posición de tortuga que tenía.

“Grité ‘¡ayuda, auxilio!’, pero nadie me escuchaba. En algún momento oí un ‘¿hay alguien aquí?’. Respondí, pero no me alcanzaron a escuchar y se marcharon”, relata.

Dos horas después, un hombre escuchó la voz de Marc y la esperanza de ser rescatado crecía con cada “escarbada” a mano limpia que percibía desde el fondo.

Al ver los dedos de las manos de Marc, su “salvador y héroe”, como él lo llama ahora, pidió apoyo y otros rescatistas se acercaron con palas para escarbar con mayor rapidez.

“Ya oí que este hombre daba órdenes y decía: ‘¡Cuidado con su cabeza, lo van a lastimar, están pisando en sus manos, a un lado!’; en cuanto me vio moverme, empezó a escarbar rapidísimo y con una fuerza impresionante”, cuenta.

Wehmeijer dice que sólo recuerda que era un hombre grande, gordo, impresionante.

“Mi salvador, mi héroe. Al salir le pregunté su nombre, pero no me contestó, estaba atónito.

“Un montón de gente me aplaudió… ‘¡Viva México gracias México!’, grité con todas las fuerzas que me quedaban”, detalla.

De profesión economista, Marc llegó al País porque a su esposa le ofrecieron un puesto en una chocolatera con sede en Suiza, y desde hace nueve años vive en la Ciudad de México con su pareja y sus dos hijas mexicanas.

Él estableció aquí una empresa de reciclaje y tratamiento de aguas residuales para uso sanitario y riego de áreas verdes.

“Seguiré viviendo en México, siento que debo regresar algo por algo; tenemos que seguir, tenemos mucho futuro en México, tenemos que levantarnos”, concluyó Marc.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *