Home MAS Noticias con Raymundo Estrada Charles Daesh mató a 80 ancianas porque ‘no les servían’
Daesh mató a 80 ancianas porque ‘no les servían’

Daesh mató a 80 ancianas porque ‘no les servían’

0
0

Lamia Haji Bachar tiene 18 años. Hoy vive junto a algunos de sus hermanos cerca de la ciudad alemana de Stuttgart

Madrid, Esp.- Lamia Haji Bachar tiene 18 años. Hoy vive junto a algunos de sus hermanos cerca de la ciudad alemana de Stuttgart, donde estudia alemán y desde un año se somete a intervenciones quirúrgicas para reconstruirle el rostro. Una mina, cuando huía del cautiverio en manos de Daesh, la dejó gravemente herida, perdiendo la visión de uno de sus ojos.

Pero tuvo suerte. Hoy lo puede contar. Otra joven y una hermana más pequeña que la acompañaban murieron por la explosión. Ella llegó a Alemania después de pasar por el kurdistán iraquí, “donde no me podían atender médicamente.

El doctor Mirza Dinnayi [exasesor del presidente iraquí Yalal Talabani, y fundador de la ONG Ezidi House] me llevó a Alemania. Allí me operaron de los dos ojos, y uno me lo pudieron salvar.

Cada mes tengo que ir al hospital, y someterme a operaciones porque mi cara todavía no está bien”. Su aspecto ha mejorado mucho en este último año. “Me cuidan muy bien, pero creo que nunca se arreglará mi cara del todo. Al principio era horrible –recuerda–, ahora estoy mejor”.

El caso de Lamia Haji Bachar ocupó durante semanas espacio en medios de comunicación de todo el mundo. Era una de las pocas jóvenes, convertidas en esclava sexual por Daesh, que había logrado escapar. Ella junto a otras muchas mujeres fue capturada tras el ataque a su ciudad natal, Kocho, en agosto de 2014. “Mataron a los hombres, a casi todas las mujeres…”, relata Lamia a ABC en Madrid, donde ha viajado para contar la tragedia del pueblo yazidí, en un encuentro organizado por la Casa Árabe y el Gobierno Regional del Kurdistán en Irak.

El pueblo yizadí, una minoría religiosa que estaba formada por 400 mil personas, que vivía al norte de Irak y de Siria, fue diezmada por los ataques de Daesh en su afán por extinguir esta comunidad a la que considera de infieles y adoradores del diablo. En el ataque de 2014, en una de las zonas en las que estaba asentada la comunidad, el Monte Sinjar, 9.900 yazidíes fueron asesinados o capturados (entre ellos Lamia). En la actualidad hay todavía 3.200 yazidíes en manos de Daesh.

Durante los veinte meses que Lamia estuvo en manos de los yihadistas fue vendida en cuatro ocasiones y tuvo que sufrir todo tipo de atrocidades, que la hicieron pensar incluso en el suicidio. Sin embargo, no cejó en su empeño por intentar escapar. Ella lo consiguió, pero otras muchas no. “Cuando escapaban y pedían ayuda a algunos vecinos para que las acogieran, estos no abrían la puerta o llamaban inmediatamente a miembros de Daesh”, explica.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *