Home Súbete al tren Paciente denuncia violencia ginecológica
Paciente denuncia violencia ginecológica
0

Paciente denuncia violencia ginecológica

0
0

Una mujer de 27 años de edad denuncio en redes sociales la violencia verbal y física sufrida en manos de un ginecólogo tijuanens

SDP | Ciudad de México.- Una actitud déspota, sexualmente agresiva y denigrante fue la experiencia de la joven Violeta Jímenez al buscar una segunda opinión médica con el Doctor Edilberto García Méndez, que practica medicina ginecológica en la ciudad de Tijuana, Baja California.
A través de publicaciones en Facebook y Medium, la afectada señaló que el doctor la recibió de entrada con una actitud violenta, incluso gritándole “que se callara”.

“Cuando hablamos de mi diagnóstico y quise despejar mis dudas sobre el mismo, respondió ‘Cállate, estás muy confundida’. Lo hice. Prosiguió a explicarme, pero me atreví a asentir con la cabeza y hacer un sonido de ‘mmmhmmm’, que es mi costumbre, a lo que él reaccionó violentamente gritando enojado ‘¡Cállate! No me interrumpas, ¿crees que sabes todo? ¿Vienes bien chingona a callarme? ¡Cállate! ¿Qué? ¿Traes un escuadrón de veinte batos siguiéndote afuera o qué?’, espetó el doctor.

En su testimonio, Violeta agregó: “Me quedé paralizada y asustada, traté de decirle al doctor que no había hablado, a lo que contestó gritando ‘¿Ya, puedo seguir?’. Continuó hablando e inconscientemente seguí asintiendo e hice ruido, como comenté anteriormente es mi costumbre, y me volvió a gritar más fuerte una tercera vez ‘¡Cállate! ¿Qué no entiendes? ¿Cuál es tu problema? Cállate y relájate, ¿por qué no te abres y te relajas’”

El Doctor Edilberto habría pasado después de la violencia verbal al acoso sexual, tomando a la paciente de la mano sin autorización, de acuerdo al testimonio.

“Para pasar de su oficina al cuarto de auscultación, el doctor me tomó de la mano entrelazando sus dedos con los míos, lo cual me pareció invasivo e innecesario en una consulta médica. Me asusté y me sentí incómoda, otra vez quite la mano instintivamente y el doctor me forzó a volver a tomarle de la mano y entrelazarla con sus dedos, sujetando de mi mano innecesariamente fuerte. Al caminar me preguntó a qué me dedico, le dije que era arquitecta, a lo que contestó ‘Las arquitectas creen que tienen muchos huevos’”.

Prosigue el texto: “ya en la sala de ultrasonido, cuando vio mi ropa interior, grande y cómoda de esa que te pones para ir a ver al doctor (‘a la Bridget Jones’) comentó ‘¿Usas calzonsotes para que vean los albañiles que sí traes?’. Me quede callada y pude sentir cómo me iba alejando de la situación, como viéndola detrás de un vidrio, como una película, abstraída. Para ese momento de la consulta estaba como ida y sin poder reaccionar a sus agresiones”.

Pero eso no fue todo. Violeta señaló en su texto que el Doctor habló de tener “relaciones sexuales” sin protección con su paciente. “Durante la consulta, el doctor acercó a sus manos a las mías, frotando su dedo índice contra el mío diciendo ‘Si tú y yo tuviéramos relaciones sexuales sin condón….’. Sentí asco y escalofríos, quite mis manos de su alcance”.

García Mendez habría realizado después una presunta “exploración mamaria” que causó incomodidad en Violeta, ya que en su experiencia esta fue “larga e invasiva”.

Para terminar la consulta, el hombre que se desempeña como profesional de la salud garabateo un insulto sobre la apariencia de la agredida:

“Volví a su oficina y le pedí una tarjeta con su información para obtener su correo electrónico y saber los resultados de mi estudio cuando estén listos. Me dijo que no tenía y le pedí entonces una de sus recetas que contiene todos sus datos; tomó su pluma y volteandome a ver garabateó algo en la receta: la palabra ‘FEA’.”

El viacrucis de la afectada continuó cuando puso su denuncia en las instancias correspondientes. “Acudí al Ministerio Público y a Derechos Humanos, cuyo personal hizo llegar mi denuncia a la Comisión de Arbitraje Médico de Baja California. En las tres instancias y en mi consulta privada con abogados, todos me dijeron que es poco probable que mi denuncia prospere o resulte en una sanción para el médico”.

Violeta concluyó su texto publicado en Medium y Facebook con el siguiente mensaje:

“#noesnormal

Que un médico te grite

Que te calle

Que no conteste tus preguntas

Que haga bromas sexuales con pacientes

Que comente sobre tu apariencia

Que critique tu ropa

Que juzgue tu vida sexual

Que te diga FEA

Que minimice tu dolor

Que insulte a sus colegas

Que no se castigue el hostigamiento

Que una denuncia no valga

Que te digan exagerada porque no reaccionaste

Que otras mujeres te juzguen de exagerada

Que te pregunten ¿Por qué no te fuiste?”

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *